fbpx

Como he llevado la pandemia

Este panorama de pandemia para mi es estar dentro de una película de ciencia ficción.

Desde el principio me ha hecho mucho ruido en mi cabeza.

La pandemia mundial por la que estamos pasando es un tema del que yo prefiero no hablar por muchas cuestiones.

Pero si creo importante que quede por la nube del internet mi vivencia y mi opinión como mamá de dos chiquitas, mujer de 43 años y ciudadana del mundo.

Para empezar la incongruencia del mundo se dejó ver

Es tanta la información buena y mala que corre por la red que es difícil poder saber quién en esta diciendo la verdad.

Pero esa verdad que convenga a la ciudadanía no a los gobiernos y a las farmacéuticas, si no a toda la gente de a pie que poblamos el mundo.

Cuando se dio el anuncio a nivel nacional de todo este rollo y que se cancelaron las clases y se empezó a tener que usar el bozal aunado a tener que hacer fila para entrar a comprar lo básico para alimentarnos para mí fue muy fuerte.

Yo y lo tengo que decir como es, grite por todos lados que no quería usar el bozal, que para mí era como taparme la boca y no dejar decir lo que pienso.

Mucha gente mi crítico, de hecho, aquí en mi casa tuve discusiones muy fuertes, porque me decían: pues ponte la mascarilla y ¡ya! Y mierda… me la pongo, pero juro que para mí es muy difícil.

Yo trato de que mis hijas no se la pongan, no corrí a comprar mascarillas de tela con dibujitos o algo así, ¡noooo! Me mantengo y me mantendré ¡no la voy a hacer indispensable para mi vida diaria.

Mucho menos voy a hacer que mis hijas lo vean como un accesorio ¡no!

Junto con todos esos conflictos que me dieron se le tiene que sumar el hecho que la educación en casa al inicio para mí fue muy difícil.

La educación en pandemia

Por lo menos en México los niños y adolescentes no están asistiendo físicamente a los colegios.

Al inicio de todo este desmadre los maestros nos torturaron hasta decir basta, se aprovecharon de su posición para decir que las mamás éramos unas tontas por no poder enseñar a los niños.

Al final se dieron cuenta que las tontas no éramos nosotras, que en realidad no era nuestra chamba, de eso ya hace un año, y la educación sigue en casa, pero ahora los maestros trabajan en lo que les toca.

Mi proyecto en pandemia

La neta este si se fue a la jodida, antes de la pandemia estaba haciendo bolsos artesanales hermosos, me esforzaba mucho en seguir presente porque comencé a venderlas de hecho algunas personalizadas hice.

Pero después comenzó a bajar… y la gente me mandaba mensaje que si podía apartar la bolsa y cuando se acabara la cuarentene la liquidaba, otras que les encantaban, pero por la situación pues ahorita no comprarían una, y así empezó a bajar.

Empecé a dudar y además los expertos decían que la economía y la forma de comprar iba a cambiar que teníamos que empezar a adaptarnos, pues me dio crisis.

Por esas causalidades del destino mi hermano comenzó con unos proyectos en los que me incluyo en su equipo, así que el panorama comenzó a cambiar.

Y además de verdad que dedique mucho tiempo a ver que era lo que yo podía hacer sin alejarme de mi esencia, sin dejar de ser yo y seguir con mi proyecto.

La cosa es que la situación actual nos ha pegado a todos.

De distintas formas nos ha enseñado a vivir pensando en el ahora, en pensar las consecuencias de nuestros actos.

En agradecer que no hemos perdido la razón y que por lo menos mi familia y yo somos de 1% de la humanidad que de verdad estamos encerrados, tengo a dos niñas que a veces les da encerramiento y han aprendido a sobre llevarlo.

Dentro de toda esta jodida movida de los gobiernos he aprendido que soy capaz de hacer muchas cosas, estoy descubriendo habilidades que no pensé que tuviera, estoy aprendiendo otras y eso me esta abriendo un mundo de posibilidades.

Estoy segura de que muchas de nosotras hemos pasado cosas muy jodidas, conocimos lados de las personas que no sabíamos que los tenían, y nos conocimos tal cual somos.

Yo creo que eso va a acabar de la mejor forma.

Yo creo en Robin Hood

Estoy segura de que como humanidad no somos tan ineptos para dejar que todo nuestro mundo se vaya al carajo, lo malo es que si hay mucha gente que le vale madres el mundo y los demás.

Tengo mucha información en mi cabeza que he recopilado de todos lados, desde los negacionistas más perros, hasta los conservadores más aborregados y llegue a la conclusión de que lo mejor es empezar a crear nuestra propia realidad, de verdad crear esa maraña cuántica para que eso comience a mejorar.

Pero desde uno mismo, luego con nuestros hijos, luego con la familia más cercana, luego con los amigos y así hasta que se expanda con una onda en el agua.

Y si todos hacemos eso mismo va a llegar un momento en que todos vamos a ser Robin Hood.

Los que no quieran, pues que no quieran que sigan con el bozal puesto y conformándose con lo que les dicen.

Yo si creo en la humanidad aunque a veces me caigan gordos todos, y creo en que todo va a mejor para todos nosotros.

gabriela castelo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: