fbpx

Entre casa, deberes escolares y trabajo

Pues nos llegó la hora de los deberes escolares en casa.

Tengo ya varias semanas haciéndome cocowash para poder llevar este asunto con toda tranquilidad.

Si bien ya sabemos a lo que nos enfrentamos y sobre todo a todo el tiempo que tenemos que dedicar a todo este asunto.

Ya sabes que yo renegué tanto por el exceso de trabajo escolar que dejaban a los niños, y sobre todo por el estrés que esto estaba generando.

Ahora regresamos a todo este universo paralelo ¿y qué vamos a hacer?

Pues tener toda la paciencia del mundo con nosotras y con los niños, creo que es el justo momento de poder ejercitar la tolerancia y la paciencia.

Si bien espero y tengo confianza en que los maestros agarraron la onda con los deberes escolares y se dieron cuenta de que en realidad nosotras no vamos a enseñar a los niños.

Nosotros acompañamos y hacemos lo que está en nuestras manos.

Los deberes escolares de vuelta.

Si que la neta estoy nerviosa porque no quiero fallarle a mis niñas, pero en definitiva y no sé tú estoy tan cansada…

Realmente estoy cansadísima de este encierro, y no es el encierro es todo lo que tengo que hacer entre la casa, las niñas y mi trabajo.

Yo trate de en las supuestas vacaciones organizar todo para tener todo al tiro, pero la realidad es que no se puede poner un negocio hand made al corriente, nunca, así que no, no estoy al corriente.

De repente me dio la locura el fin de semana por hacer miles de cosas según yo para que en la semana todo este más ligero y poder pasar toda la mañana con las niñas en sus clases.

Me volví loca lo sé, y entonces llegue a un acuerdo conmigo misma.

Aceptar las cosas como son en este momento.

No tengo que querer o pretender tener el mismo tiempo que cuando las niñas se van toda la mañana y tengo 7 horas solo para mí y mi chamba.

Esto es solo temporal y no es bueno que trate de cambiar eso, porque al final no puedo.

Las cosas así son, y así tengo que aceptarlo.

Entonces lo mejor que pude hacer es contar las horas con las que voy a contar y claramente empezar a organizar mi tiempo entre deberes escolares, casa, niñas y chamba.

Juro que hasta creo que alguien del más allá esta escribiendo esto por mí, porque normalmente yo estaría pegando de gritos por todo esto.

Pero creo que parte de querer llevar las cosas con tranquilidad es darme cuenta de que no siempre es bueno nadar contra corriente, por lo menos en eso no es bueno.

De verdad ¿creo lo que te estoy escribiendo?

La neta no.   ¡Estoy que me cago! Sé que otra vez el estrés de las niñas me va a poner de mal humor, voy a volver a querer que hagan todo bonito y bien.

Voy a empezar a dejar mi negocio a un lado, porque voy a estar tan cansada que voy a dejar pasar los días.

Y creo que voy a empezar cansada, tengo como tres semanas que no duermo, me da sueño temprano duermo como dos horas y después me dan las cuatro de la mañana despierta.

Mi cabeza no deja de pensar en mil cosas, pero mi cuerpo esta tan cansado que no coordina nada en su lugar.

Que igual y eso no cambia el hecho de que ya viene de nuevo la joda de los deberes escolares.

Así que ni hablar… a respirar a agarrar fuerzas y a darle que no nos queda de otra.

Por ahora me despido que la neta no tengo una idea en su lugar, mi cabeza esta más dispersa que de costumbre.

Si tienes tus propias ideas de organización para este tiempo no dejes de compartir con nosotras que estamos todas iguales.

gabriela castelo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: