fbpx

Hablemos de separación, sí, esa separación

Esto de hablar de separación es como en un círculo de ayuda, solo pueden hablar quienes hayan estado en la situación.

Así que inicio de esta forma:

Soy Gabriela tengo 42 años y pase por una separación de pareja.

En agosto cumplo 2 años en este camino, y justo ayer me estaba acordando de todo por lo que he pasado.

No puedo decir que es prueba superada, porque la realidad es que creo que algo así no puede llegar a un término y menos si entre los dos existen hijos.

Pero si que se llega a una aceptación y se aprende del cambio de vida y sobre todo de visión hacia las cosas.

La vida cambia, eso es un hecho, y cuando se esta en el camino del cambio es tal cual la escena de la película de la Bella durmiente cuando el príncipe Felipe atraviesa el puente del castillo lleno de espinas y a punto de pelear con el dragón.

La separación es justo este camino, no puedo describirlo mejor, pero ¡ojo! La cosa no termina ahí, el camino después es más ligero y es una planicie llena de flores y esperanza.

La cosa aquí es encontrar ese camino.

El camino de la separación

Dicen los expertos que se puede hablar de etapas en el proceso de la separación de pareja, y también dice que no es palabra de rey, que muchas personas pueden o no pasarlas.

Esto quiere decir que no todas pasamos por las mismas etapas, incluso el orden no es así justamente.

Te cuento:

Etapas de la separación de pareja

Tenemos que tomar en cuenta que los motivos de dicha separación son como los peces en el mar, miles de colores, tamaños y opciones.

Así que tomando en cuanta esto vamos a checar estas etapas.

1.- La desilusión: Sea cual sea el motivo de la desilusión es cuando de plano se siente que no conoces a la otra persona, llegamos a ese espacio en el que se siente inestabilidad, tristeza, ansiedad, dudas, miedos etc.

Comenzamos a analizar nuestras opciones, y como es natural perder la estabilidad o el panorama que tenemos como vida nos aterra.

2.- El shock: La lucha empieza entre lo que quieres hacer, lo que te dicen que debes hacer y lo que en realidad debes hacer.

Además, que el shock es precisamente porque sabes que lo mejor es separarte de tu pareja, y es cuando la decisión de la separación se siente en el estómago.

Comenzamos a preguntar a amigos y familiares si la decisión de la separación es lo correcto y desgraciadamente las opiniones llegan a un conflicto peor.

En esta etapa la decisión pesa mucho en tu espalda, y comenzamos a buscar miles de escusas para no hacerlo.

Y tratas de convencerte sola de que lo mejor es tratar de arreglar las cosas.

Creo que esta etapa es cuando más locuras podemos hacer, y es más podemos quedarnos ancladas en este estado durante mucho tiempo, dando y dando vueltas al asunto, buscando una y otra vez soluciones.

Estas dos últimas etapas son las que te van a dar paz

3.- La decisión: Aquí ya la cosa esta muy cansada, el distanciamiento sentimental y físico es evidente, a lo mejor ya ni siquiera se tiene un intercambio de ideas con tu pareja.

Lo único en lo que pueden pensar en la idea de la etapa que sigue, muchas veces es la ida final, pero es la mejor.

Es difícil entender como terminar tu vida con esa persona puede ser lo mejor y el dolor es cuando incrementa, y mucho.

Solo con la idea de todo lo que se viene a uno le tiembla todo el cuerpo, y no podemos pensar que todo puede cambiar para bien.

El tener que decir a la familia y amigos el paso que sigue es difícil por las opiniones.

Pero aquí voy a hablar a título personal, yo sé que es muy difícil e incómodo, pero yo lo que te puedo decir es que lo mejor es no abrir la boca hasta que ya este todo hecho, así evitas opiniones.

La decisión es la etapa que va a definir el próximo rumbo que va a tomar tu vida y la de tus hijos.

4.- Aceptación de lo que sucedió: Conforme va pasando el tiempo y te vas dando cuenta de que lo que se rompió, roto esta, vas viendo el camino más despejado.

Aceptar la separación es el primer paso de paz que podemos sentir.

Y te digo algo que va a ser difícil de entender ahora, pero esa tranquilidad no debe hacerte sentir mal.

Al contrario, tienes todo el derecho para sentirte bien y no es malo que por tomar esa decisión te sientas liberada.

El aceptarlo y ver que las consecuencias son buenas a pesar de lo jodida que te estas sintiendo al pasar de los días todo va a estar mejor.

¿Cuánto tiempo se lleva pasar por esas etapas?

En realidad, yo no lo sé, dicen los especialistas que puede pasar hasta un año.

Yo puedo decirte que todas estas etapas que yo te cuento las puedes pasar en una hora.

Todas pasamos por distintos sentimientos y por lo mismo el sentir de las etapas es diferente en cada una y por lo mismo algunas mujeres necesitan ayuda extra.

Existen círculos de ayuda que te ayudan a sostenerte equilibrada mientras pasas por estas etapas, así como a entender y a comprender que eres más que una mujer que pasa por una separación.

En conclusión y bajo mi experiencia

Lo que yo te puedo decir en mi experiencia es que el primer año para mí fue muy pesado y doloroso, la verdad es que casi no compartía mis reales sentimientos, me los guardaba todos.

Y justo el día que me di cuenta de que ya había pasado un año respire profundo y me di cuenta de que mi vida no era tan mala, mis hijas están sanas y felices y creo que eso es parte fundamental de mi bienestar.

Hoy día lo puedo contar e incluso compartirlo y decirte que se puede leer fácil esto de las etapas, y puedes pensar que a ti te esta pasando peor, y tienes razón no es fácil, pero aquí te escribe alguien que lo paso muy jodido desde el día uno.

He pasado por muchas cosas y me han juzgado mucho por todos los pequeños y grandes errores de mi vida en pareja, pero al final nadie sabe en realidad como están las cosas más que nosotras, por eso la clave es no cegarnos y darnos cuenta cuando ya no tiene mejor camino que separarnos.

Al final la gente siempre va a juzgar o a pensar que no luchamos, pero te lo digo yo que luche muchos años por tener una relación buena, prefiero mil veces haber pasado por todo esto, que estar en un lugar y con alguien a quien ya no conozco y no quiero y peor aún no me quiere.

gabriela castelo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: