fbpx

Mamá cuando me des otro papá que sea guapo… dice mi hija

Otro papá… ya no sé si me da descanso o me da tristeza.

Después de la separación fue un poco difícil mi relación con el papá de las niñas, casi no nos hablábamos y si lo hacíamos era para pelear y reclamar.

La neta es que cosas que reclamar no me sobran, y si yo fuera una mamá manipuladora hubiera hecho todo lo posible para que mis hijas ni siquiera se acordaran de él, y buscaramos otro papá de inmediato.

Pero la verdad es que no lo hice así, me costo mucho trabajo no llenar el alma de mis hijas de odio por su papá.

No es fácil, nada fácil, pero en estos dos años creo que he podido llevar ese detalle por buen camino.

Tanto que las niñas ya me hablan de la posibilidad de tener una relación con otra persona, para que sera su otro papá.

Pero… hasta donde ellas entienden todo esto de otro papá

Cuando yo les dije a las niñas que su papá y yo ya no estábamos juntos ya habían pasado meses.

Pero ellas creo y estoy casi segura se dieron cuenta desde antes, porque yo no hablaba con él y ni siquiera les hablaba a ellas de él.

Un día la más grande me pregunto que si me había peleado con su papá, yo respondí que sí, y me pregunto que, si ya no se iba a venir a vivir con nosotras, pues le dije que no, que él había decidido hacer otra cosa con su vida y a nosotras nos tocaba hacer lo mismo.

Creo que fue lo único que les dije al respecto a las dos.

Ellas tampoco preguntaron más y pues decidí que yo no iba a decir más de lo que ellas no me preguntaran.

Después de dieron cuenta de su papá me tiene bloqueada en el celular y en todas sus redes, y si yo necesito comentarle algo sobre ellas lo tengo que hacer por medio de el celular de las niñas, así que también se dieron cuenta.

Yo no comento nada, ni a favor ni en contra, a veces se me salen cosas, pero no son de peso, no es algo que ellas tomen en cuenta.

Entonces creo que logré no llenarles el alma de mi amargura, si no que las mantuve al margen de todo lo que yo pude haberlas dañado por mis emociones en ese momento.

Por ese lado ellas están tranquilas

Ellas hablan con su papá cada tanto, y él como no las conoce solo manda emojis y ya con eso piensa que las niñas van a saber que las quiere, en fin, eso te lo contaré en otro post.

La cosa es que de un tiempo para acá me platican de la posibilidad de tener otro papá, la verdad que si me saco de onda porque tampoco es que yo esté buscando a alguien.

Y no sé hasta donde estemos preparada las tres, lo único que yo les conteste fue que yo no puedo darles otro papá porque ellas ya tienen a su papá, y que, aunque él no este aquí con ellas pues es su papá.

Hace mucho tiempo que yo ya no cargo con el error que él tuvo al irse, él tendrá que contestar las preguntas que ellas algún día le hagan, y ese ya no es mi problema.

La pregunta ahora es: ¿Yo estoy preparada para la posibilidad de estar con otra persona?

No lo he pensado…

Ni siquiera me he planteado la posibilidad, y la verdad no creo estar con las ganas de empezar de nuevo y de batallar con todo lo que es una relación.

Además, todas mis energías por el momento esta en las niñas y en mí, ¿o será que no le he pensado?

Y otro día que la niña me dijo lo del otro papá guapo me hizo pensar un poco, yo lo único que le conteste fue que estaba bien un papá guapo y me reí.

No sé si estoy abierta o cerrada a la posibilidad, lo que si sé y me voy a ver muy ardida es que no quiero batallar de nuevo con todos los conflictos, responsabilidades y obligaciones de una relación de pareja.

Creo que por el momento me voy a quedar así como estoy, bastante batallo conmigo y con la niñas para sumarle otro ser humano que ni pariente es.

Otro papá es un concepto difícil para mí.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: