fbpx

Religión vs Espiritualidad ¿Dejaste de creer?

Religión vs Espiritualidad

Dejé de creer en el Dios que ellos me quisieron “vender”. El Dios en el que yo creo nos ama profundamente, él nos creó. No creo en ese Dios que sólo nos está vigilando para ver en donde la cagamos para castigarnos; pero a la vez, es capaz de perdonar el peor de los delitos en la Tierra si pides perdón.

El 4to Piso de la Mujer

El 4to Piso de la mujer

El desafío es rico; empiezan experiencias más intensas, comienza una clase de segunda adolescencia; pues la irreverencia es un placer que nos podemos dar pero con sentido, mucho sentido.
Tenemos mil y un historias privadas que nos causan sonrisas inesperadas, que nos hacen adquirir ese brillo que dan las travesuras de cuando éramos niñas, pero ahora con la sensualidad de una mujer en potencia.

Decir que no… es ¡NO!

Decir que no

Sólo quiero que me escuchen, no que me entiendan. No quiero que me convenzan y menos que me pidan explicaciones, como si no fuera posible, simplemente, no querer o no tener ganas. Como si tuviera que haber toda una explicación científica de porqué quiero o no quiero ciertas cosas, situaciones o personas en mi vida.

La culpa no me deja vivir en paz

La culpa no me deja vivir

Permití que otros tomaran el mando de mi propia nave y guiaran mi rumbo como si yo no supiera conducir este avionzote.
Hasta que llegué a este punto del viaje donde decidí que manejo de huevos, que soy capaz de decidir hacia dónde dirigirme y que puedo, perfectamente, conducir mi propia vida como me dé la gana… soy yo quien decide si está bien o mal.

Los demás quieren de mí

los demás quieren de mí

Lo que sí tengo claro es que ya no voy a complacer a ninguna otra persona, sólo a mí misma. A partir de ese día, me levanto pensando en mí y sólo en mí, lo demás sucederá, en consecuencia.
Yo no puedo vivir la vida de los demás, es decir, no puedo ser responsable de sus rollos existenciales, no soy la solución de nadie y mucho menos… su basurero.
Hoy me miro al espejo y me gusta lo que veo, así, quien me ame, amará lo que soy y lo que hago… si no… la puerta es igual de grande para entrar que para salir.