fbpx

Una relación con un hombre más joven, ¿si o no?

Una relación con un hombre más joven, ¿la tendrías o no?

Si pues, con un venteañero, ¡justo eso que entendiste!

¿Andarías con un güey más joven que tú?

Yo la neta es que sí, pura energía vital… ¡imagínate!

Una relación con un hombre más joven ¿puede ser algo malo?

Pienso yo que no tendría nada de malo, mientras las dos partes estén de acuerdo y en el lugar que deben de tener.

Como me conto la amiga, de una amiga, de una prima (jajajajajjaja!! Lo siento estoy cagada de la risa) que anduvo saliendo con el batillo más joven.

Sépase que ella tiene 42 años cumplidos, y la amiga de mi amiga de la prima le cayo de sopetón el asunto, ella la neta que no se lo esperaba, de hecho, cuenta la prima que estaba pasando por uno de esos momentos de bajón, nunca iba a pensar tener una relación con un hombre más joven.

When de repente; se topo en su camino con un morrito joven que le sonreía de la nada, que tuvo la osadía de conseguir su celular, cosa que la prima de mi amiga no le da su celular a nadie, ya sabes de eso de que tiene delirio de persecución.

La cosa es que cuenta la prima que un día recibió un whatsaapaso de un número que no conocía

La conversación empezaba algo así:

-¡Hola!  Soy (no me acuerdo del nombre que me dijo mi amiga, pero le llamaremos “el curioso”) Curioso, te vi hoy y me preguntaba si te gustaría salir conmigo.

Obvio que la prima de mi amiga como toda mujer rejega ni siquiera le dio el visto al mensaje.

…Pero se quedo pensando, y pues la neta es que la curiosidad mato al pinche gato y pues después de toda la tarde rondar el mensaje pues entro.

Pues en cuanto entro le llego otro mensaje, fue como si el curioso estuviera esperando ella entrara.

-¡Hey! Sé que estas ahí, solo me gustaría conocerte, me gusta mucho tu onda.

La prima de mi amiga pensó: Millenian pendejo, me gusta tu onda ¿qué se cree?

El curioso insistió machín, que la prima termino por contestarle:

-Hola… pues no te conozco, así que no creo que deba de contestar la verdad, buenas noches.

-Sí me conoces, nos vimos hoy, y no he podido dejar de pensar en ti.

¡O sea, cómo!! La prima de mi amiga comenzó a reírse como si le estuvieran haciendo cosquillas, sentía esas mariposas en el estómago que revolotean de un lado a otro, así que corrió a chingarse un vaso de agua quite y se ahoguen.

El curioso era tan pinche insistente que duraron como dos horas chateando y la prima de mi amiga se le olvido el tiempo y la amargura que estaba pasando.

Ella por fin se soltó un poco y le dijo:

-No entiendo tu insistencia, consíguete una novia de tu edad.

-Pues por eso te hablo, para conocerte y conseguirte

-Pero yo soy una cuarentona, separada, con dos hijas que no quiere saber nada de la vida. Cuando por fin le dijo eso, ella juraba que el tipo la iba a dejar en paz, y pues ¡no! Al contrarío la logro convencer de conocerse.

Llego el día que se conocieron

Por fin, se iban a conocer, y a prima de mi amiga pensaba: ¿Como voy a tener una relación con un hombre más joven que yo?

Eso era algo que nunca se lo había planteado.

La cosa es que cuentan que fue muy poco tiempo el que salieron, no pudieron llegar a nada, además de que la prima de mi amiga no quería nada serio con él, pero él si quería algo con ella.

Al final yo pienso que todo se vale en esta vida si estamos dispuestas a afrontar las consecuencias, o los daños que podemos hacer.

Eso sí, la prima de mi amiga cuenta que han sido los meses más raros y lindos que ha tenido hasta ahorita, dice que se sentía tan querida, respetada, cuidada, procurada, que esas mariposas nunca se quisieron ahogar, que toda la energía vital que absorbió de él tal cual una larva energética le dio las fuerzas para entender que seguía siendo una mujer atractiva.

Esos momentos de risas interminables y esas caricias tímidas se quedarán siempre en la mente de la prima de mi amiga (aquí va un suspiro)

Hoy la prima de mi amiga sigue muy feliz, habla con él, pero como buenos amigos y de repente se extrañan y se lo dicen, pero los dos saben que no es su momento.

Y lo único que quedo decir fue… Gracias por devolverme a mí misma.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: