fbpx

Sobre Rocio Casas

Rocio Casas 4to piso

Y tú… ¿quién eres?

Mi nombre es Rocio Casas, ¿quién soy? Es otra historia…

Lo que tengo o hago no define quien soy.

Ni señora, ni señorita. Ni mamá, ni esposa. Hermana o hija. Ni amiga, ni novia, ni conocida.

No soy la mamá de, la esposa de, la hija de, la hermana de, la amiga de… No soy Rocio, no soy diseñadora, ni artesana, ni artista, ni numeróloga…

Me llamo Rocio, tengo dos enanos (el mayor de 16 y el menor de 12 años), estoy casada. Mi mamá vive con nosotros. Tengo un hermano, viudo y con dos hijos que están bastante lejos de nosotros. Mi abuela materna también vive, es una guerrera y luchadora de 86 años que está venciendo al cáncer en su batalla para ver quién puede más.

Estudié diseño de modas, más que por gusto, por “sugerencia” de mi mamá. En realidad, en aquel momento yo quería estudiar Derecho o Psicología, pero, como mujer de aquel entonces, sería más fácil que mi futuro esposo me dejara trabajar en casa, así que la sugerencia era esa o maestra particular. Así que eso estudié (a pesar de odiar coser), además de inglés y francés. Los idiomas sí me encantan y los estudié por gusto. Me quedó pendiente el alemán pero no está descartado todavía.

Cumplí, igual que tú, con las expectativas de los demás… intenté rebelarme más de una vez, pero al final fueron ganando, parecía más fácil complacer que luchar.

Entonces Rocio Casas es…

Tengo 45 años, entrar al 4to piso fue todo un desafío. Aun cuando, en apariencia, parecía que tenía y era todo lo que deseaba, algo dentro de mí empezó a pegar de gritos y hacer que todo lo maravilloso que me rodeaba me causara más estrés que felicidad.

¿Por qué? En aquellos momentos no lo entendía y empecé a ponerme las etiquetas que todo mundo usaba para definirme: “está loca”, “está en sus días”, “anda de rebelde”, “no tiene nada que hacer”, “conoció a alguien que le anda metiendo ideas raras en la cabeza”, etc…

La verdad es que ni loca, ni rebelde, ni en mis días, ni conocí a nadie; bueno, me conocí a mí. Más bien, me reencontré, me reconocí, empezaron a aflorar cosas que había mantenido enterradas en el baúl de los recuerdos porque no eran las “correctas”, me cansé de fingir por quedar bien, por el qué dirán, por encajar.

Ahora intento, día a día, ser la mejor versión de mí misma, sin preocuparme por lo que el resto del personal piense o diga de mí, quien realmente me ame, lo hará tal como soy; sin defectos ni virtudes, solamente yo.

Gabriela y yo

Gabriela ha sido mi “sensei” desde que la conocí. Día a día, nos hemos dado cuenta que somos almas que nos elegimos en todas nuestras vidas, por eso coincidimos en este tiempo y espacio, otra vez. Ella es mi fuente de inspiración, mi ejemplo de fortaleza y de empuje. Es esa persona que me hace ver lo que yo no veo en mí y me impulsa a confiar en mí misma, ella confía en mí mucho más de lo que yo lo haré jamás.

Si hoy estoy en este proyecto es por ella, porque yo me cago en mis miedos. Juntas formamos el equipo perfecto; ella pisa a fondo el acelerador y yo soy esa vocecita que le va recordando los límites de velocidad, pero sobre todo que verifique bien el vehículo antes de salir; y ella me repite que no es necesario que sea perfecto, sino que sea. Ella vive en el cosmos (con su extraterrestres) y yo intento mantenerme en tierra (con mis ángeles, hadas y demás).

A mí me costó mucho trabajo, tristezas, depresión, enojos, alejamiento de personas que amaba; y hubiera deseado que alguien se acercará y me dijera que era “normal”, que todo estaría bien, que no era la única que estaba pasando por eso, que no estaba sola; por eso estoy aquí.

Gabriela y yo queremos crear este espacio para contar, escribir, expresar, desahogar todo lo que sucede cuando llegas al 4to piso y que si hay alguna mujer que en este momento necesite saber que no está sola, que somos muchas las “locas” que estamos pasando por situaciones similares; encuentre ese espacio donde expresarse, desahogarse y, tal vez, algo de lo que lea le haga sentirse mucho mejor y en paz consigo misma.

DATOS CURIOSOS

  1. Soy adicta al café, al chocolate, a la Coca-Cola, al cigarro.
  2. Me encanta el fútbol, las series y las películas de terror.
  3. De cada diez palabras que digo, once son groserías… me parece que enfatizan lo que quiero decir y lo que siento, pero intento nunca ofender ni lastimar a nadie.
  4. Soy intolerante a la lactosa, a la impuntualidad, a la mentira a la incongruencia y a la lentitud.
  5. Mi signo zodiacal es sagitario, así que me aburro fácilmente de las cosas, las situaciones y las personas.
  6. Soy muy divertida y trato de verle el lado bueno a las cosas, pero también me enojo y me deprimo con mucha facilidad.
  7. Detesto salir de casa, me agota física y mentalmente. Amo mi casa y la soledad por elección.
  8. Detesto las motos, los juegos de vídeo y cocinar.
  9. Tengo un problema serio con la paciencia, por eso me dedico a tallar huevos y a pintar con la técnica de puntillismo, es mi ejercicio personal y, además, lo amo. Si quieres ver lo que hago visita mi página web rociocasas.com

Bueno, pues esta soy yo… y esta es mi historia.

A %d blogueros les gusta esto: